Inaugurado el 13 de octubre de 1898, durante la gestión del Alcalde Don Pedro Solari (1885-1899). Es el centro de reunión de la comunidad barranquina y fiel testigo de importantes eventos celebrados en el distrito. En él destacan la pérgola y cuatro tipos de esculturas: El Candelabro de Barberini, original de siglo II D.C., dos pedestales con angelitos llamados Puttis, la Danaide, una dama semi-desnuda ubicada en la pileta central (los tres trabajados en mármol de carrara). Asimismo, la imagen del nacimiento de Jesús tallado en mármol traversiano.